Conectemos

¿Un vidrio inteligente? Conócelo aquí

Accesibilidad

¿Un vidrio inteligente? Conócelo aquí

¿Un vidrio inteligente? Conócelo aquí

El vidrio electrocrómico es un vidrio laminado perteneciente a la familia de los vidrios inteligentes y que tiene la particularidad de tornarse opaco cuando se le aplica una corriente eléctrica. Está conformado por siete capas de diferentes materiales transparentes, siendo las exteriores de vidrio o plástico, que dan a las ventanas las características de aislamiento acústico y térmico, además de resistencia.

En las tres capas centrales se produce una reacción química que hace oscurecer el conjunto. Una de ellas está hecha de un material electrocrómico, el trióxido de wolframio, que es el más comúnmente usado, aunque existen otros materiales orgánicos con propiedades electrocrómicas como la polianilina.

Otra de las capas centrales es el contra-electrodo, hecho de un material que puede ser un polímero conductor o un óxido metálico, como el óxido de níquel (el más usado), que almacena iones. Entre la capa electrocrómica y el contra-electrodo está la capa estrictamente central compuesta por un material conductor iónico, que puede ser un electrolito sólido o una disolución electrolítica.

Funcionamiento del vidrio electrocrómico

Al aplicar una corriente eléctrica a la placa del trióxido de wolframio, se desencadena una reacción química que produce cambios en el UV-visible del wolframio. Una vez que se ha obtenido el nivel de coloración deseado, se puede detener la corriente eléctrica, quedando el cristal entintado hasta cuando se aplique una corriente eléctrica en sentido contrario que reverse la reacción química y recupere la transparencia del cristal.

 Características del vidrio electrocrómico

El grosor de una ventana electrocrómica es de 5,8 milímetros, de los cuales 2,1 corresponden a las placas centrales donde se produce la reacción química. El peso total es de 16 Kg por metro cuadrado, y responde muy bien entre las temperaturas de -25 a 90 grados Celsius.

Se ha observado de forma experimental que el vidrio electrocrómico no es reflectante y que tiene una excelente claridad óptica porque carece de manchas,  agujeros, o irregularidades.

Una vez oscurecido, el color es uniforme y el cambio de coloración de transparente a teñido se ejecuta de forma suave, gradual y uniforme con el resto de ventanas del conjunto.

Cuando está en el grado de máxima transparencia, se observa un tinte de color ligeramente amarillo. Normalmente, solo se usa la aplicación de energía eléctrica para cambiar del estado de teñido a transparente en sus fases intermedias.

Aplicaciones con vidrio electrocrómico

Este vidrio puede ser programado para absorber una parte  del espectro luminoso, como los rayos infrarrojos. En los grandes ventanales de los centros comerciales equipados con esta clase de vidrio, se obtiene un ahorro energético situado entre un 30% y un 40%, pues ayuda a retrasar la degradación del mobiliario interior mediante el bloqueo de los rayos UV.

Continue Reading
Clic para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más de la categoría Accesibilidad

Tendencias

Últimos temas

Síguenos en nuestro fan page

Subir